Por qué hay un cocodrilo en la catedral de Sevilla y otras curiosidades sobre el templo gótico más grande del mundo

curioso

La presencia de un cocodrilo en la catedral de Sevilla

La catedral de Sevilla, conocida como la Catedral de Santa María de la Sede, es uno de los templos góticos más impresionantes del mundo. Ubicada en el corazón de la ciudad de Sevilla, en España, esta imponente construcción ha maravillado a visitantes de todo el mundo por siglos. Una de las curiosidades más sorprendentes de esta catedral es la presencia de un cocodrilo en su interior.

¿Por qué hay un cocodrilo en la catedral?

El cocodrilo que se encuentra en la catedral de Sevilla es en realidad una representación artística que data del siglo XIII. Se trata de una escultura tallada en madera y que se encuentra en la Capilla de San Hermenegildo, en la parte trasera de la catedral. La presencia de este cocodrilo se debe a una leyenda que cuenta que San Hermenegildo, patrón de la catedral, fue atacado por un cocodrilo pero fue milagrosamente salvado.

El templo gótico más grande del mundo

La catedral de Sevilla es considerada el templo gótico más grande del mundo, con una longitud de 126 metros y una anchura de 83 metros. Su impresionante tamaño y su majestuosa arquitectura la convierten en una de las visitas obligadas para quienes viajan a Sevilla.

El Giraldillo, la torre campanario de la catedral

Una de las características más emblemáticas de la catedral de Sevilla es su torre campanario, conocida como el Giraldillo. Esta torre, que se erige a 97.5 metros de altura, fue en su origen el alminar de la mezquita que ocupaba el lugar antes de la construcción de la catedral.

Un símbolo de la ciudad de Sevilla

El Giraldillo se ha convertido en uno de los símbolos más reconocibles de la ciudad de Sevilla. Desde lo alto de la torre se obtiene una vista panorámica impresionante de la ciudad, lo que la convierte en uno de los lugares más visitados por los turistas.

Una escalera de caracol con 34 rampas

Para llegar a lo alto del Giraldillo, es necesario subir una escalera de caracol con 34 rampas. La subida puede resultar agotadora, pero la recompensa de disfrutar de las vistas panorámicas desde lo alto de la torre vale la pena.

La tumba de Cristóbal Colón

Uno de los mayores atractivos de la catedral de Sevilla es la tumba de Cristóbal Colón. Aunque se discute si realmente los restos del famoso navegante reposan en la catedral, su tumba es un lugar de peregrinación para muchos visitantes.

El mausoleo de Cristóbal Colón

La tumba de Cristóbal Colón se encuentra en el lado derecho del altar mayor de la catedral, en un mausoleo de mármol con esculturas que representan las cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Aunque no se ha podido confirmar con certeza que los restos de Colón se encuentren en la catedral, la tumba sigue siendo un lugar de gran importancia histórica y cultural.

El interior de la catedral

El interior de la catedral de Sevilla es impresionante, con una decoración exquisita y detalles arquitectónicos que reflejan la riqueza de la historia de la ciudad. Las vidrieras, los retablos, las esculturas y las capillas laterales son solo algunas de las maravillas que se pueden apreciar en su interior.

La Puerta del Perdón y la Capilla Real

La catedral de Sevilla cuenta con varias puertas de acceso, siendo una de las más importantes la Puerta del Perdón, que se encuentra en la fachada sur. Además, la Capilla Real, situada junto a la catedral, es otro de los lugares de interés que no puedes dejar de visitar.

La Puerta del Perdón

La Puerta del Perdón es la entrada principal de la catedral, y su nombre proviene de la antigua tradición de que aquellos que pasaran por ella obtendrían el perdón de sus pecados. La puerta está decorada con escenas de la vida de la Virgen María y es un ejemplo magnífico de la arquitectura gótica.

La Capilla Real

La Capilla Real es un edificio adyacente a la catedral que alberga los restos de varios monarcas de España, incluyendo a Fernando III de Castilla y a la reina Isabel la Católica. La capilla es un ejemplo destacado de la arquitectura mudéjar y alberga una impresionante colección de arte sacro.

La Giralda, un símbolo de Sevilla

La Giralda es el nombre con el que se conoce a la torre campanario de la catedral de Sevilla. Esta torre, de estilo almohade, es una de las más famosas de España y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Una mezcla de estilos arquitectónicos

La Giralda es un ejemplo único de la mezcla de estilos arquitectónicos que se pueden encontrar en Sevilla. Su base de estilo almohade se combina con los añadidos posteriores de estilo renacentista, resultando en una torre campanario impresionante y única en su género.

El Patio de los Naranjos

Al pie de la Giralda se encuentra el Patio de los Naranjos, un hermoso jardín con naranjos y palmeras que data de la época en que la mezquita ocupaba el lugar donde ahora se encuentra la catedral. Este patio es un remanso de paz en medio del bullicio de la ciudad y un lugar ideal para descansar y disfrutar de la arquitectura y la historia de la catedral.

Conclusion

La catedral de Sevilla es sin duda uno de los monumentos más impresionantes de España y del mundo. Su rica historia, su majestuosa arquitectura y sus numerosas curiosidades la convierten en un lugar único que no puedes dejar de visitar si tienes la oportunidad de viajar a Sevilla. Desde el cocodrilo en la Capilla de San Hermenegildo hasta la tumba de Cristóbal Colón, pasando por el Giraldillo y la Giralda, la catedral de Sevilla es un tesoro que guarda miles de años de historia y cultura.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario